Carta dirigida al Dr. Domingo Martín, ortodoncista de San Sebastián:

Así es como recuerdo la historia de mi boca a partir de los 17 años.

Después de acabar con mi dentista de la infancia, el cual ya veía un problema y quería ponerme aparatos, fui donde Karmelo Alústiza, y fue él quien me aconsejó ir a la consulta de Txomin. Empezamos con las pruebas y enseguida vieron que el problema era de articulación, así que me pusieron una férula. Unos meses más tarde el proceso se paró durante un año porque fui a estudiar a Italia, y a la vuelta empezamos de nuevo.

Primero me sacaron cuatro piezas a parte de las muelas del juicio, puesto que el espacio no era suficiente para que entrasen los dientes endurecidos (enderezados). Lo siguiente fueron los tornillos en el paladar y encías para intruir las muelas que impedían la mordida adelante. Esto fue lo más duro pero era la alternativa a la operación. Cuando se intruyeron lo suficiente llegó el momento de los brackets que duró dos años y medio.

El 13 de Diciembre del 2014 me quitaron los aparatos. No se cómo hubiera sido con otro especialista pero si tendría que repetir, lo repetiría con Txomin. Durante el proceso fui dándome cada vez más cuenta de lo complicado que era mi caso, pero entre todas y todos conseguían que tuviera ganas de volver a cada consulta motivada. Para mí eso ha sido lo más importante, ¡yo quería ir al dentista!

Sobre el resultado, no hay nada más que verlo.

¡Mil gracias!

Amaia Irazabal