Mi historia personal

No sabría decir la fecha exacta del inicio del dolor que sentía en la mandíbula cuando la abría. Es verdad que de pequeña no sentía ninguna molestia hasta pasada ya la adolescencia. Fue en ese momento cuando empecé a notar que para abrir la boca tenía que hacer dos movimientos con la mandíbula.

Sabía que algo no iba bien y acudí a mi habitual dentista para comentárselo. Lo que me dijo fue que lo que tenía era un problema de articulación y en seguida me facilitó el teléfono de Domingo Martín.

En las primeras citas no comprendía todavía la complejidad que tendría resolver el problema de la articulación que tenía. Para ser sincera, he tenido la sensación de que la información que se me ha dado sobre el proceso ha sido con un cuentagotas. Ya que, no he sabido desde el inicio el proceso entero, para ser más concretos; el precio final, el proceso en sí, la duración, la operación, etc.

Ha sido un proceso largo de dos años de duración, en el cual lo he pasado muy mal, ya que todo esto, sobre todo el hecho de llevar dos férulas cada cual más vistosas afectó casi a mi autoestima. Me quería esconder del mundo, casi ni sonreía, y cuando lo hacía me tapaba la boca.

Por otra parte ha sido de agradecer el trato recibido en la consulta por parte de todos los trabajadores, ya que han sabido transmitir calma y ánimos en todo el momento.

He de agradecer también a Txomin por el empujón y facilidades que me ha ofrecido, puesto que, de otra manera nos sería imposible afrontar el gasto económico que llevaba todo el proceso. Siempre me recibió con una sonrisa y es de agradecer.

Por otra parte, centrándonos otra vez en el proceso, vino la operación. Ha sido el proceso más doloroso por el cual he pasado y eché un poco en falta más información previa sobre que sería todo eso.

Han pasado unos años desde el alta en la clínica y ahora se puede decir que lo veo desde otra perspectiva. Tengo una dentadura preciosa y lo mejor es que puedo comer un bocadillo a mordiscos gigantes. Esto parecerá una tontería, pero para mí ha sido un verdadero logro poder hacer vida normal.

En resumen, el resultado ha sido un 10, pero sigo con mis contradicciones, ya que no se si volvería a pasar por el proceso aún sabiendo desde el principio el resultado. (todavía tengo a veces pesadillas que llevo todavía la férula…).

Todo esto aparte, soy feliz!

Firmado: “Paciente”