Ione de 19 años de edad, llega a nuestra consulta preocupada por su estética de la sonrisa, en concreto por el apiñamiento y la falta de solapamiento entre los dientes superiores e inferiores.

Tras la realización de un diagnóstico exhaustivo, observamos como su mordida habitual se hacía en una posición donde la articulación de la mandíbula (articulación temporomandibular) no era la correcta, hecho que puede ser bastante patológico de persistir esta situación a lo largo de la vida.

Es por esa razón que el tratamiento comenzó con una férula partida funcional tipo FACE que es un plano de resina acrílica que se coloca a fin de conseguir llevar la mandíbula a una posición musculoesquelética estable. Esta paciente necesitó llevar la férula con una duración de 6 meses.

Tras haber conseguido el objetivo propuesto estando seguros que esa es la forma real de morder de la paciente, volvimos a reevaluarla y la diagnosticamos clase II (dientes de arriba más adelantados que los de abajo), mordida abierta anterior (falta de solapamiento entre los dientes de adelante superiores e inferiores), discrepancia oseodentaria negativa (dientes apiñados) y sonrisa con márgenes gingivales desnivelados.

Para alinear los dientes, se emplearon brackets en ambas arcadas y el espacio necesario para su alineación lo conseguimos mediante la realización de un procedimiento indoloro denominado stripping, que consiste en eliminar un poco de superficie de esmalte entre los dientes y que de ninguna manera daña la estructura de los mismos.

En las siguientes fotos de mitad del tratamiento se puede observar cómo ya se han alineado los dientes de abajo y hemos comenzado con el alineamiento de los dientes superiores con la ayuda del mencionado stripping.

Pero NO hay que olvidar que la ortodoncia no solo busca la parte estética que por supuesto, sino que también busca la consecución de una mordida ideal donde todos los dientes superiores engranen con sus correspondientes inferiores, para que estos puedan durar sanos durante toda la vida, es por esa razón por la que consideramos fundamental lograr un correcto solapamiento de los dientes superiores e inferiores, es decir solucionar su problema de mordida abierta anterior.

En la actualidad, el empleo de los llamados microtornillos nos permite solucionar estos problemas de una forma más rápida y sencilla que en el pasado. Estos pequeños tornillos, mediante un simple procedimientos quirúrgico, se colocan a nivel del hueso, y nos sirven de punto de anclaje para intruir los dientes posteriores y de esa forma rotar la mandíbula hacia arriba y adelante y que todo engrane de forma correcta. En ortodoncia denominamos a este procedimiento como control vertical. En las siguientes imágenes os mostramos la situación de la boca el día que colocamos los tornillos y cómo la mordida fue cerrándose de una forma rapidísima.

A los pocos meses….

El tratamiento terminó con una fase de finalización donde, mediante el recementado de brackets y doblado en el alambre, se obtuvo la posición ideal de cada uno de los dientes. El tiempo total de tratamiento ha sido 18 meses, logrando todos los objetivos propuestos al principio del tratamiento tanto funcionales como estéticos.

Detalle de labios, sonrisa y perfil