Cristina Azcona

Soy Cristina Azcona, paciente del Dr. Domingo Martín, tengo 52 años y desde niña he padecido a diario fortísimas jaquecas con náuseas y en numerosas ocasiones he tenido que ir al hospital a inyectarme Nolotil en vena.

Recurrí a varios neurólogos que me recetaban medicación y no me solucionaban el problema, tomaba numerosas pastillas y nada me hacía efecto, era una calidad de vida pésima. Fui a todo tipo de médicos, fisios, osteópatas… y nada.

Llegué al Dr. Martín por casualidad. Tengo un amigo protésico dental y fui a su taller para que me mirara la boca con el objetivo de que me derivara a un dentista para ponerme carillas y nada más mirarme me dijo que no había visto cosa igual, que no tenía nada de mordida en la boca y me recomendó ir al que consideraba el mejor ortodoncista de España, el Dr. Domingo Martín.

Pedí cita con Txomin y nada más verme me dijo lo mismo sobre la mordida y me preguntó: ¿tú tienes muchos dolores de cabeza? Yo te los voy a quitar porque todo te viene de tu falta de mordida.

En el tratamiento primero me puso una férula en la parte superior que al principio me dio muchas arcadas y era muy molesto pero seguí todas las indicaciones del doctor. El siguiente fue la extracción de las cuatro muelas del juicio, luego ponerme los aparatos fijos inferiores y seguir con la férula de la parte de arriba.

Fue incómodo pues me rozaban y salían llagas y tenía presión en la mandíbula, pero poco a poco se fue relajando y ya fue más fácil. A los cinco meses me pusieron el aparato fijo arriba y luego microtornillos en el paladar.

Los ajustes mensuales eran duros por mi sensibilidad, pero desde el primer día y ahora a los dos años mis jaquecas son solo un triste recuerdo.

Estoy sumamente agradecida a Txomin por mi calidad actual de vida.

Cristina Azcona

Cristina Azcona